Saturday, April 09, 2016

¡Qué verde era mi valle!: la renovación del folk británico de posguerra entre el pastoralismo y la nostalgia

Un taller con reuniones semanales en horario a convenir. Interesad@s escribir al inbox o a ncambiasso@gmail.com


1-    Look back in Anger: El revival folk de posguerra. El triunfo del laborismo en 1945 sienta las bases del Welfare State. 1956: un año bisagra. 20° congreso del PC soviético y la invasión a Hungría. El papelón de Suez y el desmoronamiento del Imperio. The English Folk and Dance Society: la institución en crisis. Alan Lomax, Ewan MacColl y el segundo revival. A. L. Lloyd: el cambio abrupto de The Singing Englishman a Folk Song in England. Cambio de líneas en el PC británico y sus relaciones con el revival: el sello Topic y la Workers’ Music Association. Orígenes de la New Left (y los estudios culturales). Continuidades y diferencias con el revival de preguerra. Delius, Elgar, Vaughan Williams y la tradición de la pastoral inglesa. ¿Folksong o Fakesong?: la invención de otra (¿o la misma?) tradición. Conciencia de clase y canción industrial. Antiamericanismo y reacciones frente a la sociedad de la afluencia: el fastidioso purismo del Critics Group. La función de la radio en la expansión del revival: de Country Magazine a las Radio Ballads. Raíces negras, trad jazz y la explosión del skiffle: nuevos sincretismos de una estética pop. La expansión de los clubes y el papel de la Campaña para el Desarme Nuclear (CND).

2-    Flat, Baroque and Berserk: Folk barroco y la reinvención de la guitarra. El revival en Escocia y los comienzos de la escena en Glasgow y Edimburgo. Hamisch Imlach como catalizador. Arnold Wesker, Centre 42 y el desplazamiento del folk a las provincias.La canción de protesta y la cuestión de la devolución. Tres soñadores: Bert Jansch, Clive Palmer y Robin Williamson. Folk roots, new routes: el papel pionero de Davy Graham. Afinaciones abiertas e inspiraciones étnicas. Jansch, Renbourn y la constitución de Pentangle: la fusión entre folk y jazz. El influjo benéfico de Anne Briggs. Las metamorfosis de John Martyn y la renovación de la guitarra eléctrica.

3-    England Made Me: La dialéctica entre modernismo y nostalgia en el mainstream de fines de los sesenta. Del boom del rhythm & blues al redescubrimiento del music-hall. Pop into Art: la transformación de la canción pop en composición de autor. El pasado como plataforma hacia el futuro: la influencia en la psicodelia británica de las baladas folk, las canciones infantiles y el pop vodevilesco de preguerra. La gira mágica y misteriosa de los Beatles. El rock’n’roll circus de los Stones. The Kinks, la Village Green Preservation Society y un pastoralismo a contramano del de la psicodelia.

4-    Some Versions of Pastoral: El nuevo pastoralismo y la ampliación de la canción pop. Crítica al gigantismo del Estado de bienestar. La declinación del espíritu industrial. La reivindicación del campo y el surgimiento de una nueva conciencia ecológica. Remodelaciones de la contracultura en claves místicas y agrarias. La trilogía “sagrada” de Incredible String Band. El Liege and Lief de Fairport Convention y la invención de un folk eléctrico eminentemente inglés. Anthems in Eden de las hermanas Collins: la recomposición de la Early Music. Dreaming England: paisaje rural, melancolía y pérdida en Nick Drake y Vashti Bunyan.









5-    Strangely Strange but Oddly Normal: la estación del acid folk en el despuntar de los setenta. La mezcla de psicodelia y folk: la influencia pionera de Incredible String Band. Los límites de la percepción lisérgica: Dr. Strangely Strange, Tea & Symphony, Forest, The Sun Also Rises. Folk, psych y singer-songwriters: Mark Fry, Marc Brierley, Chris Thompson, Mick Stevens. Conexiones con el jazz y la música hindú: de Synanthesia a Cosmic Eye y Magic Carpet. Acid-rockers y acid popers: de Moonkyte y Fresh Maggots a Tir Na Nog y Bread Love and Dreams. Problemas de definición: ¿Existió en realidad el acid rock? Donovan, Tyrannosaurus Rex y cía. como antecedentes dudosos. La clausura de una era y la inauguración de otra nueva: el folk elegíaco de COB. Crisis de la contracultura: el estatuto liminar, transicional, del folk ácido.

6-    Death May Be Your Santa Claus: el folk oscuro y la transición al progresivo. El fin del proyecto laborista: la nueva administración conservadora de Edward Heath. Gran Bretaña entre el Commonwealth, Estados Unidos y la Comunidad Europea. La transición gradual del acid al progressive folk: el error de considerar los dos como uno. 1971: el año de la explosión folk (psicodélico, progresivo, eléctrico). SpiroGyra y la complejidad del folk. Comus, Simon Finn y la defunción del sueño hippie. Jan Dukes de Grey, Fuchsia, String Driven Thing y el desplazamiento progresivo. Jazz y otros menesteres: el Time of the Last Persecution de Bill Fay. ¿Crisis, qué crisis?: metamorfosis del prog y el folk en el contexto de la crisis del petróleo. Loudest Whisper: folk galés con pretensiones. Bruce Janaway y los primeros atisbos del downer folk.

7-    I Sing the Body Electric: Fairport Convention y la conversión del folk a electricidad. Los inicios de Fairport en la psicodelia y el folk americanos. El redescubrimiento de las raíces inglesas a partir de Liege and Lief. Transiciones, mutaciones y derivaciones: Sandy Denny entre FC, Fotheringay y su carrera solista. La conversión de Richard Thompson en singer-songwriter. Ashley Hutchings y la búsqueda de un folk específicamente inglés (la fundación de Steeleye Span, Albion Band y el Morris On). Desviaciones y emulaciones: Trees, Mellow Candle, Spriguns of Tolgus y un largo etcétera. Folk, teatralidad y espectáculo: el suceso de un renovado Steeleye Span en el universo del rock.

8-    ¿Ashes to Ashes?: Del boom de la Early Music al renaissance prog. El redescubrimiento de la música temprana en la contracultura del ’68. Regreso a Anthems in Eden. David Munrow, Christopher Hogwood y la scholarship renacentista: The Early Music Consort y Musica Reservata. Otras agrupaciones: Trevor Crozier´s Broken Consort y Giles Farnaby´s Dream Band. Los experimentos de Young Tradition y las hermanas Collins. Investigaciones “medievalistas” en John Renbourn. Acid Renaissance: Third Ear Band y Wooden O. Folk Renaissance: Amazing Blondel y Dulcimer. Midwinter y su evolución en Stone Angel. A Collection of Antiques and Curious: los nuevos caminos del progresivo en Strawbs, Gryphon, Renaissance y Gentle Giant.


9-    Magical Mystery Tour: los senderos del folk (y el hard) paganos. Un poco de teoría: magia, religión y la confluencia de los rituales, de La Rama Dorada de James George Frazer a La Diosa Blanca de Robert Graves. The Wicker Man: un film revolucionario que redefinió el folk pagano. Los diseños de Marcus Keefe para Vertigo y la influencia de la Hammer Films. Más películas de culto como expresión de un incomodidad bien inglesa: Witchfinder General, Blood on Satan´s Claw, The Plague of the Zombies. Antecedentes en el revival folk: el Frost and Fire de The Watersons y los discos de Dave and Toni Arthur. Mr. Fox: la investigación seria de las tradiciones paganas. Satan wants Me: la larga sombra de Aleister Crowley. El cruce entre jazz y magia negra en Graham Bond. Las obsesiones de Jimmy Page y un Led Zeppelin III en clave folk. Alex Sanders y su A Witch is Born. Black Sabbath, Black Widow y los comienzos de un hard pretendidamente satánico. Hard oculto y ocultista: Elias Hulk, Zior, Monument, Wicked Lady, Dark, Iron Claw y cía. 


Tuesday, January 05, 2016

CICLO DE DOCUMENTALES MUSICALES EN EL MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO

MÚSICA EN TODAS DIRECCIONES Presenta: Diego Menegazzi Con la colaboración de Dibb Directions, Emerald Video y la Oficina Comercial & Cultural de Taipei en Argentina Martes 5 de enero - 19 hs KEITH JARRETT - EL ARTE DE LA IMPROVISACIÓN (Gran Bretaña, 2005, 86 min) Dir: Mike Dibb En este profundo retrato de una de las grandes estrellas del jazz, Keith Jarrett habla sobre la importancia de la improvisación en la música, los artistas que trabajaron con él y los altos y bajos de su vida. La entrevista principal está acompañada por material de archivo y pequeños reportajes a muchos de sus colaboradores, como Manfred Eicher, Gary Peacock, Charlie Haden, Jan Garbarek, Jon Christensen y otros. Martes 12 de enero - 19 hs TANGO MAESTRO - LA VIDA Y MÚSICA DE ASTOR PIAZZOLLA (Gran Bretaña, 2004, 106 min) Dir: Mike Dibb Explorando la vibrante influencia musical de Astor Piazzolla, este documental traza los eventos de su turbulenta y complicada vida profesional a través de reveladores testimonios del propio Piazzolla, su familia, amigos y los grandes músicos argentinos que tocaron con él. Además, incluye material de archivo que abarca más de treinta años de presentaciones filmadas por los propios grupos del músico argentino. A esto se suma las contribuciones de Daniel Barenboim, Yo-Yo Ma, Gary Burton y muchos otros. Martes 19 de enero - 19 hs SYMPATHY FOR THE DEVIL (Gran Bretaña, 1968, 100 min) Dir: Jean-Luc Godard Tomando como trasfondo el panorama cultural de finales de los años 60, Jean-Luc Godard nos ofrece en este documental un testimonio imprescindible de lo que se dio en llamar la contracultura occidental. Con un análisis profundo del movimiento de los Panteras Negras y con referencias a los trabajos de personajes tan relevantes como LeRoi Jones y Eldridge Cleaver, recorremos momentos significativos como una visita a los Rolling Stones en el estudio de grabación. Martes 26 de enero - 19 hs EL RITMO DE LA ALDEA WULU (Taiwán, 2003, 75 min) Dir: Wang Chung-Hsiung Sudeste de Taiwán, zona montañosa. Los indígenas Bunun viven en su aldea Wulu, un lugar que ha permanecido aislado debido a las montañas. Pero ahora hay una carretera nueva que pasa por allí y los Bunun han quedado expuestos al mundo exterior. Frente a esta situación, la preocupación de los indígenas pasa por mantener su cultura, que incluye un lenguaje y una música particulares. La película, de fuerte impacto visual y sonoro, ilumina los dilemas para sostener una cultura única y ancestral en la sociedad moderna. Entrada libre y gratuita MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO Av. Félix U. Camet y López de Gomara Mar del Plata

Wednesday, December 16, 2015

Sesiones Quinto Piso

Sesiones Quiso Pinto x 3/ 18 de diciembre 21hs
Duo Crozzolli- Bianchinelli =2 tenores

Viva La Muerte,Perales solo set a 3 días de su gira europea

Ensamble Local Espontáneo 
Amanda Irarrazábal- Nahuel Creche-Lucas Sofía-Fernando Perales,Luis Conde.

Jam abierta/ despedida 2015

Libertad al 500,timbre Nº1
Bebida ,lo que Pugliese. Si Ud la trae por su lado,nos convida.
Entrada :$40

Febrero 2016: Monkey Plot Tour(Noruega)
10,12,13/2-Quiso Pinto- Rosetti- Una Casa

(el dinero de las entradas es contribución exclusiva para los Sres Músicos)

Saturday, November 07, 2015

El chamamé sideral de los Síquicos Litoraleños

Viernes 6 de noviembre a las 23hs en Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543


Mientras la producción de un documental sobre su cósmica existencia entra en la fase final, Los Síquicos Litoraleños, grupo correntino de psicodelia y otras yerbas, faro de la actual movida del noreste que lideran Guauchos y el sello Mamboretá, vuelve a presentarse en Buenos Aires tras cuatro años de hermetismo.
Los Síquicos Litoraleños se formaron hace once años en Curuzú Cuatiá. Con nombres de fantasía, un extravagante look de gafas, ponchos y sombreros mexicanos, e influencias musicales de arcana procedencia (Sun Ra, Captain Beefheart, Sun City Girls, Lee Perry), el cuarteto (ahora sexteto) integrado por Nicola Kokote, Nutria Rocha, Extraterrestre y Kuku Mente no halló, previsiblemente, cabida en el circuito local. Pero su mezcla de avant-rock, cumbia, dub jamaiquino y chamamé sorprendió a personalidades del rock experimental, como el norteamericano Alan Bishop, y los miembros de Guauchos reconocen la influencia del grupo.
"No era fácil conseguir fechas y terminábamos tocando con un generador eléctrico en el parque Martín Fierro, o en festejos como el aniversario de la ciudad”, se ríe Nicola. “Partimos de no tocar rock o blues, porque ya habíamos pasado por eso, y además estábamos enganchados con el tema ovnis y percepciones estroboscópicas. Cuando salíamos en bicicleta, nos gustaba oír el bajo de las cumbias a varias cuadras de distancia.” Todo eso suena extraño, pero el músico aclara que “el chamamé más rústico, la cumbia y los hongos psicodélicos son una conexión que siempre estuvo presente en Curuzú Cuatiá.”
Los Síquicos arrancaron con una página de MySpace para transmutar neuronas en la aldea digital. En 2007, el holandés Sacha Roth, curador del instituto WORM de Rotterdam, los invitó a participar de un festival vía streaming y el grupo ofreció un set entre los pastizales del Martín Fierro, profiriendo gritos chamánicos y proyectando imágenes de ganado y extraterrestres en una pantalla (las imágenes, proyectadas con un estroboscopio, son un número fijo de los shows).
Tras editar tres CDr y una selección de improvisaciones compilada en la serie Rancho Rocha Tapes, en 2009 los Síquicos visitaron los Países Bajos y en 2010 siguió una gira extensa que incluyó fechas en Alemania y España, con la participación de Dick El Demasiado (pionero de la cumbia tecno y gran admirador de la banda). “Fueron dos tours intensos”, cuenta Kokote. “Tocamos en todas partes, desde el mítico club Paradiso de Ámsterdam hasta los bares más recónditos. También abrimos el Festival Chico Trópico, en Madrid.”
El año pasado el sello estadounidense Sham Palace, en colaboración con el sello libanés Annihaya Records, lanzó la primera producción internacional de Los Síquicos. Editado en CD y vinilo, Sonido Chipadélico ofrece una versión remasterizada de los mejores momentos de A pleno ritmo sideral!! (2005), Mas allá de la siesta psíquica (2007) y Abducción Nacional y Popular (2010). Bailes ralentizados, cumbias adulteradas, ragas hundidas en efectos y el himno psicodélico que el cono sur esperaba: “Cinta planetaria”.
Alan Bishop, dedicado ahora a rescatar la World Music más cruda, definió a los Síquicos como “la expresión más relevante y moderna del legado de tropicalismo, cumbia, chicha y psicodelia sudamericana.” Si alguna constelación lo permite, también serán profetas en su tierra.

            
Jorge Luis Fernández

Tuesday, October 13, 2015

La música prospera en Factor Burzaco 3.76

Factor Burzaco 3.76. Algo más que el tercero, poco menos que un cuarto. Y la posibilidad de disponer otra vez en nuestro país, a diez años de su debut, de un disco de esta agrupación esencial. Hasta ahora sus álbumes habían circulado en el exterior bajo cuidadas ediciones del sello italiano altrOck. Pero parece que Abel Gilbert, líder y compositor del proyecto FB, sintió la necesidad de asentar una presencia en la escena local que excediera a la de esos pocos enterados que han (hemos) venido siguiendo con interés su singular evolución. Para ello realiza una apuesta que, como todas las iniciativas independientes, no carece de riesgos. Promete un concierto en la Usina del Arte para el próximo domingo 18 de octubre junto a Carolina Restuccia y el EPN trío, músicos que forman a su vez la columna vertebral del sonido Burzaco. El motivo, la presentación de 3.76, un CD editado de manera autogestionada que, dado el desinterés de la prensa mainstream, Abel insiste en difundir por canales alternativos: el boca en boca o, en su defecto, el sustituto tecnológico de aquellas entrañables relaciones personales que son hoy las modernas redes sociales. Una postura que, a mi modesto entender, parte de un acertado diagnóstico acerca de las transformaciones musicales de estos últimos años. Abel lo explica con una metáfora del filósofo Theodor Adorno:

La paleta de lenguajes que atraviesan esta música no es caprichosa, responde a la certeza de que determinados territorios que delimitaron, clasificaron y jerarquizaron la música han caducado. Fueron. Ya nadie se toma demasiado en serio la seriedad de la música seria. Con esa certeza Burzaco se ha convertido en el “medio” –el instrumento- para difuminar la frontera que separa a lo “bajo” de lo “alto”. En un principio, Factor Burzaco se configuró alrededor de un grupo refugiado en el sur (ya no: nos hemos dispersado por el mapa). Un sur que no solo es topográfico, el punto de un recorrido hacia la nada, sino también una forma de crear e intervenir en medio de la adversidad y la amenaza, sobre los escombros de una escena musical devaluada, en la que no solo se verifica una constante regresión de la escucha sino que se acentúan las dificultades materiales y de difusión. Entre 2004 y el presente han cambiado los formatos y se ha profundizado el proceso de desmaterialización de la música. Han irrumpido otros soportes y otras mediaciones. Nosotros seguimos apostando al disco. Como aquellos náufragos que lanzan una botella al mar, sabemos que siempre hay –siempre habrá- alguien del otro lado dispuesto a cruzar el límite de una práctica normalizada. Burzaco ha arrojado su botella. Que otros la tomen.”

Factor Burzaco 3.76 es un disco de versiones (no exactamente remixes) en donde el grupo reinventa su propio pasado. “Mesianik” y “Como acariciar un tigre muerto” señalan la considerable distancia que los separa de sus inicios. La primera ofrece un espacioso interludio instrumental -donde confluyen por igual flautas y saxos con guitarras, bajos y pianos- que se extrañaba en FB 1, dominado por la urgencia enrarecida que caracteriza el canto de la mencionada Carolina. La otra comienza con una introducción de piano en clave contemporánea y evoluciona hacia un avant funk  pletórico de pausas y cortes abruptos, que muestra la endiablada capacidad de Abel para generar atmósferas variadas en el medio de lo que, al fin y al cabo, sigue siendo casi siempre una canción. Me atrevería a decir que el nombre del juego consiste en la búsqueda de una belleza crispada, tanto más bienvenida en cuanto escapa a las coordenadas estéticas reinantes.
Hay multifónicos y vibratos, como los del “Qué” que inaugura el disco, un título que constituye una interrogación arrojada como un desafío. Dos piezas para piano solo en las capaces manos de Lorena Torales –“Mesianik en Saigón” (¿Messiaen en Vietnam?) y “Qué 2”- que indican tanto la familiaridad como la incomodidad de Gilbert ante la herencia de la música contemporánea. O la notable “Inter-dicción”, liderada por la guitarra crimsoniana de Pedro Chalko que dialoga con el vibráfono de Facundo Negri, mientras la Restuccia le hace honor al título jugando con una dicción entrecortada.
Los temas restantes constituyen un ámbito fluido en el cual Gilbert da rienda suelta a sus obsesiones. “LAS (y Orfeo)” propone una síntesis admirable entre Luis Alberto Spinetta y el Orfeo de Monteverdi. Una manera de violar las sacrosantas distinciones entre lo culto y lo popular. Una atmósfera morosa, de progresión ralentada, con una lírica hecha de fragmentos spinettianos y un coro renacentista (o del barroco temprano) que concluye con una cita doble de Hammond (al “Corto” de Pescado Rabioso y a la ópera del título) por parte de un invitado eminente: el mismísimo Carlos Cutaia.
“Arnold Turro” y “Dans Arnold Tanz” la emprenden contra Arnold Schönberg. Otro funk interrumpido por interludios de cámara que se burla del exasperante orgullo germano del compositor vienés y, en su continuación electrónica, lo pone a bailar entre procesamientos de voces que comienzan en clave de rap hasta concluir en tecno puro y duro. Un ajuste de cuentas con la tradición que constituye a su vez un manual de cómo trabajar contra ella.
Finalmente la trilogía de “Guantanabu” que constituía la piéce de résistance de FB 2. Menos electroacústica que en el original, persiste como homenaje a las complejidades de la música en el texto de Marcelo Cohen. Cambia el recitante (aquí Marcelo Delgado) y la forma de su configuración. El tono de la primera parte, amén del recitado, lo da el entrecortamiento de piano, guitarra (otra vez de resonancias al Robert Fripp de los ’80) y vientos. La segunda parte se caracteriza por unísonos de saxos y clarinete bajo que decantan en noise. El inesperado armonio del final le concede una cualidad de musique antique que delata la voluntad de atravesar horizontalmente todas las disponibilidades del pasado. La tercera añade gradualmente capas instrumentales en el marco de una repetición minimalista un tanto libre, de esas que permiten escapadas armónicas que una estricta observancia de las normas no autorizaría.

En definitiva, se trata de la cuestión de la perspectiva. ¿Cómo enfrentarnos a la abigarrada herencia musical que nos rodea? ¿Qué hacer con el pretérito, incluido el nuestro, desde el punto de vista del futuro? ¿Dónde situar la punta del compás que nos permita desde allí generar un movimiento? ¿Cómo configurar un manual de reinvenciones estilísticas que apunte a diferenciarse de tanto estímulo sonoro y nos permita establecer una identidad definida? Me consta que todo esto ha rondado la cabeza de Abel durante los últimos diez años. Es, si se quiere, el material del que está construido ese proyecto alucinado que se llama Factor Burzaco. No han sido muchas las oportunidades de atestiguarlo en vivo. El próximo domingo a las 18hs., en la Usina del Arte de La Boca, habrá una nueva. ¿Te lo vas a perder?

Monday, September 21, 2015

Mañana martes, nueva presentación de Vendiendo Inglaterra por una libra


La haremos a las 16hs en la Universidad de Quilmes, en el marco del IV Festival Internacional Muchas Músicas 2015. Aquí toda la data de la programación
Del 22 al 26 de septiembre de 2015 se llevará a cabo el IV Festival Internacional Muchas Músicas organizado por el Área de Música de la Universidad Nacional de Quilmes.

FIMM 2015"Muchas músicas" es una reivindicación de la abundancia, lo numeroso. Excede a las clasificaciones. Y es, además, la puesta en escena de una constatación: no existe una música superior ni hay ficción capaz de sostener a estas alturas ese afán de primacía. El FIMM, por lo tanto, invita a la horizontalidad, reconoce escuelas, prácticas y tradiciones, admite públicos y procedencias, pero busca que interactúen, dialoguen, discutan, asumiendo sus realidades materiales e institucionales.
CRONOGRAMA

Small black square Martes 22 de Septiembre
15:00 Hs: CHARLA: Diego Boris (presidente de INAMU) Derechos intelectuales en la música.
16:00 Hs: PRESENTACION DEL LIBRO: "Vendiendo Inglaterra por una libra" (Norberto Cambiasso).
CONCIERTOS
18:00 Hs: Ensamble Voxes (UNLa) (Obras de Lambertini, Rapp, Carter, entre otros).
20:00 Hs: Ensamble Chancho a cuerda. Música popular.

Small black square Miercoles 23 de Septiembre
17:30 Hs: PROYECCION DEL DOCUMENTAL "Pescado Rabioso, una Utopía incurable" de Lidia Milani.
CONCIERTO
20:00 Hs: Aglomerado. Octeto de flautas.

Small black square Jueves 24 de Septiembre
CHARLAS de miembros de la AES (Audio Engineering Society)
14:00 Hs: María Andrea Farina, "La acústica es una ciencia tan extraña que vincula los abanicos, los viñedos, las herraduras y… las cajas de zapatos"
15:00 Hs: Martín Diaz Velez, "Bytes, bits & Beats – Arquitectura de DAWs"
16:00 Hs: Indio Gauvron, "Analizadores de espectro. Conociendo una herramienta poco aprovechada"
17:00 Hs: Ezequiel Morfi y Cana San Martín, "Behind The Mastering"
CONCIERTOS
18:00 Hs: Domo. (voces, clarinete, cello, guitarra y procesadores).
20:00 Hs: Süden. (Obras de Kagel, Gandini y Franciosi).

Small black square Viernes 25 de Septiembre
15:00 Hs: PRESENTACION DEL LIBRO: "Oscar Alemán, la guitarra embrujada" (Sergio Pujol).
CONCIERTOS
16:00 Hs: Dúo Manos a las Obras (Haydée Schvartz + Elías Gurevich): Obras de estudiantes de composición de la UNQ.
18:00 Hs: Octante, voces contemporáneas. Stimmung de Karlheinz Stockhausen.
20:00 Hs: Ernesto Jodos. Piano solo.

Small black square Sabado 26 de Septiembre
CONCIERTO
20:00 Hs: "Mudos por el celuloide." Música de Marcelo Katz sobre el film "Nosferatu, el vampiro" de F.W. Murnau.


Instalación Sonora "Los sonidos del Juicio a las Juntas"
15 HS a 21 HS en la Rosa de los Vientos.

Instalación audiovisual
"Contra factum non valet argumentum"* de Cristian Accatolli, Bautista Luchessi – 2015.
*Expresión jurídica. Traducción: "Contra los hechos, no hay argumento que valga" Realizada en co-producción con Bautista Luchessi (video).

Sunday, September 20, 2015

Pasála, que no vuelva


Andar con una maldición no es algo que se solucione fácil. El cine de horror es bastante escéptico al respecto. No hay psicoanalistas y los curanderos, por lo general, no dan nunca en el clavo. Una mordedura de vampiro es irreversible; una posesión puede exorcizarse pero el mal queda flotando y cae encima de cualquier desprevenido. De esta última variedad se agarraron dos clásicos posmodernos realizados en Japón, país que tiene una sólida tradición en el género con joyas como Onibaba y Kuroneko, de Kaneto Shindo, y Kwaidan, de Masaki Kobayashi. En la popular Ringu o La llamada, de Hideo Nakata, una cinta de televisión rematada por un telefonazo anónimo son certificado de muerte del que sólo puede zafarse pasándole la cinta a otro. Tres años después, Kiyoshi Kurosawa hizo Kairo (2001), un film estilizado y perturbador donde el mal viaja por una señal de Internet, casi un homenaje a la obra maestra de David Cronenberg, Videodrome.
La segunda ola del cine de J-horror fue tan original y adaptada a los tiempos que, acorde a su tenor viral, tuvo un éxito instantáneo y de alcance internacional. Ringu devino la película más taquillera de terror japonés, se disparó una inmediata secuela y al menos cinco films de J-horror, entre ellos Kairo y, desde luego, Ringu, fueron versionadas por la maquinaria hollywoodense con la consiguiente y consabida pasteurización.
El culto al J-horror en Estados Unidos fue sintomático de la falta de ideas, pero también sirvió para salir del pantano slasher que tuvo su hito con las sagas Halloween, Friday the 13th, A Nightmare on Elm Street y otros festines de sangre. En la antología V/H/S (2012) un grupo de cineastas independientes contribuyó a un decálogo de vampiros y exorcismos experimentales, en tanto Mike Flanagan consiguió en Absentia (2011) y Oculus (2013) una inusual simbiosis de terror espectral con pesimismo existencialista.
En el renacimiento de este horror atávico a lo inaprensible, It Follows (Te sigue es el más literal título local) se posiciona como film estrella de la década. Son varios los hallazgos que introduce (o reintroduce) el escritor, guionista y director David Robert Mitchell. Rodada en Detroit, la película jamás se sitúa geográficamente, pero se nutre de elípticas alusiones a la decadente capital de Michigan. El camarógrafo Michael Gioulakis realiza tomas en 360 grados que barren con la expectativa de los personajes, al tiempo que muestra la herrumbre, los monoblocks abandonados y los baldíos –en el margen o en foco, pero siempre presentes–.
En los cinco minutos iniciales que arrancan con el encuadre diurno de una calle suburbana desierta, de amplias y letárgicas aceras, llenas de hojas de árbol y coches dormitando en jardines, donde de golpe, desesperada, escapa a los gritos una adolescente, luego en la playa nocturna, donde encontrará su fin, hasta el plano en picada de la futura víctima, la mañana siguiente, flotando en una piscina con forma de tanque australiano, Mitchell quiere al espectador en vilo, temiendo lo que dejó fuera del cuadro.
La acción es igualmente oblicua. Los personajes son adolescentes que habitan una ciudad a su medida y en la que están, paradójicamente, atrapados. Cuando Jay (Maika Monroe) sale de la piscina y entra a su casa encuentra a una amiga leyendo El idiota de Dostoievski en un e-Book de diseño retro futurista, mientras otros amigos miran Killers From Space, una película de ciencia ficción de los cincuenta, en un viejo televisor valvular. Luego Jay y su novio Hugh pasean por el barrio, donde conviven autos de última generación con modelos de los setenta, y llegan a un cine que proyecta Charade (un clásico noir, esencialmente, sobre la desconfianza).
Colando referencias a la Guerra Fría, Mitchell introduce la paranoia como un sentimiento que está de vuelta. Su Jay es una heroína como Laurie Strode, el personaje de Jamie Lee Curtis en Halloween. Al inicio, el paralelismo de ambos films es insoslayable. La atmósfera de It Follows es una encantadora recreación del cine de John Carpenter, donde el horror convive con la poesía suburbana. Y si quedaran dudas, los sintetizadores ominosos de Rich Vreeland emulan sin pudor a la música que el director de La niebla hizo para sus propios films, una marca registrada del cine clase B en los años ochenta.  
De vuelta al cine, previo a la proyección de Charade, la fanfarria de un organista de espaldas anuncia a El fantasma de la ópera, de Brian de Palma, mientras Hugh ve a una mujer que Jay afirma no ver. Hugh huye con Jay a rastras, sin explicarle lo que no vio. La noche siguiente, en la playa, hacen el amor dentro del auto y Hugh duerme a Jay con cloroformo. Al despertar, Jay está atada a una silla de ruedas en un estacionamiento abandonado. Hugh le da un breve instructivo: “Te van a seguir hasta matarte. Pueden tomar cualquier forma, incluso la de algún conocido. Son lentos pero persistentes. Alguien me lo pasó a mí y ahora yo te lo paso a vos. Es la única forma de que desaparezca, y tampoco es segura del todo”.
Entonces, la primera prueba: una mujer grotesca, como recién salida de la cama, arremete contra la pareja y Hugh huye con Jay atada en la silla de ruedas, para luego arrojarla como un paquete en la puerta de su casa. Jay deberá vivir alerta a cualquier caminante con torpeza zombi, ruinoso como la ciudad misma, al tiempo de enfrentar dos dilemas. ¿La maldición efectivamente desaparece y se traslada al otro tras hacerle el amor? Y a diferencia de Hugh, ¿será capaz de sobrellevar la culpa?
Inspirado en las atmósferas de Carpenter y el horror venéreo de Cronenberg, It Follows es un logro artístico que revitaliza al género. Al salir del cine, nadie será indiferente a aquel que, torpemente, se acerque caminando.

           
Jorge Luis Fernández